Manzano (Malus sp.)

El manzano (Malus sp.) es un árbol de la familia de las rosáceas. Aunque se desconoce exactamente su origen, se cree que su cultivo comenzó en Asia hace aproximadamente 20.000 años y fue introducido en la península por los romanos.

Son árboles de porte mediano y copa globosa con una altura de tronco de unos 2,5 metros, pudiendo llegar a alcanzar los 10 metros de altura máxima.

El manzano es árbol caducifolio de hojas ovaladas y bonitas flores blancas o rosadas. Aunque característicos zonas frías, son árboles de fácil adaptabilidad a diferentes climas y suelos.

Aunque existen muchas especies de manzano, las más populares entre los bonsaístas son, entre otras, Malus halliana, Malus everest y Malus sylvestris; variedades cuyo fruto es pequeño y por ello, muy apreciado entre los aficionados al bonsái.

Situación: Exterior al sol directo. Es conveniente que en verano estén protegidos durante las horas centrales del día y en invierno, aunque son muy resistentes al frío, de fuertes heladas.

Abonado: En primavera y otoño a excepción del periodo de floración.

Riego: Riego frecuente evitando que el sustrato se seque, sobre todo, durante la época de floración y fructificación, ya que la falta de agua daría lugar a un marchitamiento de las flores o la deshidratación del fruto. Evitar igualmente el encharcamiento del sustrato, ya que produciría pobredumbre en las raíces.

Alambrado: Puede alambrarse durante todo el año. Aunque las ramas jóvenes son más blandas y maleables que las viejas, estas pueden doblarse gracias al uso de doblatroncos o palancas.

Poda y pinzado: La poda se realizará tras la floración reduciendo la rama hasta dos o tres brotes. El pinzado tendrá lugar cuando se produzca un crecimiento excesivo de las ramas (más de 7 pares de hojas), dejando de 2 a 3 pares.

Trasplante: Al comienzo de la primavera cada uno o dos años en ejemplares jóvenes y cada dos o tres años en ejemplares más viejos.

COMPRAR MANZANO

bonsái manzano penjing