Ficha Bonsái Olmo chino (Ulmus parvifolia)

El Olmo chino (Ulmus parvifolia) es un árbol perteneciente a la familia de las Ulmáceas (Ulmaceae) y originario del sudeste asiático. Es una especie muy utilizada y apreciada en el mundo del bonsái debido a su hoja pequeña y fina ramificación, así como a su resistencia, adaptabilidad y rápido crecimiento; es así que es una buena opción para aquellos que se quieren iniciar en el mundo del bonsái, por lo que se le considera como un perfecto “bonsái para principiantes”.

El Olmo chino es un árbol semiperennifolio, ya que deja caer las hojas en otoño si el clima es frío y las conserva en zonas de clima templado.

Aunque pertenece al género Ulmus y no al género Zelkova, es conocida popularmente como Zelkova parvifolia.

Sus hojas, de color verde intenso, son pequeñas, dentadas o aserradas y alternas, con una nervadura muy pronunciada. El tronco de color grisáceo presenta una corteza fina en ejemplares jóvenes, tornándose escamosa al alcanzar la madurez.

Situación: Exterior al sol directo durante todo el año. Es conveniente que en invierno, aunque son resistentes al frío, se les proteja de fuertes heladas. Es conocido como bonsái de interior.

Abonado: Abonar con frecuencia a partir de la primavera, época de crecimiento vigoroso, y en otoño, ya sea abono sólido como líquido.

Riego: Riego frecuente en verano evitando que el sustrato se seque, en invierno riego moderado. En interior, si el ambiente es excesivamente seco, agradece la vaporización o nebulización sobre sus hojas para mantener la humedad, aunque un exceso puede provocar la aparición de hongos y un crecimiento excesivo de las hojas.

Alambrado: Entre otoño y primavera, cuando el bonsái está desnudo, o tras un defoliado. Debido a su rápido crecimiento hay que vigilar que el alambre no se clave o estrangule las ramas.

Poda y pinzado: La poda se realizará principios de primavera justo cuando empieza a hinchar los brotes o a finales de verano. Es un árbol que soporta muy bien la poda drástica y el pinzado frecuente. Al tener las hojas alternas hay que tener especial cuidado en dejar brotes que nazcan hacia el exterior. El pinzado tendrá lugar cuando se produzca un crecimiento excesivo de las ramas (de 4 a 5 hojas), dejando de 1 a 2 hojas. 

Trasplante: En ejemplares jóvenes cada uno o dos años, al comienzo de la primavera (antes de la brotación) o tras un defoliado y cada tres o cuatro años en ejemplares más viejos.

COMPRAR BONSÁI OLMO CHINO

bonsái penjing olmo chino